• Yubia Valette

21 GRAMOS. Sobre el alma.

Actualizado: jul 27


“La materia es el vehículo para la manifestación del Alma en este plano de la existencia, el Alma es el vehículo en un plano superior para la manifestación del Espíritu. Los tres constituyen una Trinidad sintetizada por la Vida que los compenetra a todos”. H.B. Blavatsky



El alma. ¿Qué te resuena? ¿La puedes definir con los 5 sentidos? ¿Algo que te llegue? Toma notas.


Voz patrimonial del latín anima ‘aire, aliento’, ‘alma’, de la raíz indoeuropea and- ‘respirar’. A la misma familia etimológica latina pertenecen animal, animar, ánimo, exánime, inámine, magnánimo, pusilánime y unánime . Del mismo origen que ánima, como palabra patrimonial ha desarrollado gran número de acepciones y una fraseología muy extensa ya desde los mismos orígenes del idioma a partir de su significado básico ‘elemento inmaterial de los seres humanos y principio de su vida’.



¿Qué es el alma?

La respuesta que da la Biblia

En la Biblia, la palabra alma traduce el término hebreo néfesch y el griego psykjé. El término hebreo puede significar literalmente “criatura que respira”, y el griego suele transmitir la idea de “ser vivo”, “persona, individuo”.


De la kabbala


Para que un cuerpo (Maljut) tenga vida, tiene que poseer un Alma (Kli). De la misma forma, como la manifestación se expresa en 5 Mundos, el Alma (Kli) tiene 5 niveles. El Zohar dice: "Si todas las partes del Kli pueden recibir Luz, entonces toda la Luz en el exterior entrará dentro de las Sefirot del hombre”.


Los 5 Niveles del Alma son: Yechida (o Yejidá), Chaya (o Jayá), Neshamá, Rouach (o Ruaj) y Nefesh (este último es la parte biológica, el deseo egoísta puro). La Kabalah explica que el ser humano (de los 0 a los 12 años para las mujeres y 13 años para los varones), vive exclusivamente en este nivel de Nefesh. A partir de allí, tenemos la oportunidad de alimentar al nivel del alma llamado Ruaj, y esto sólo se hace cuando comenzamos un camino de espiritualidad. Lamentablemente, el grueso de la población nace, vive y muere en el nivel de Nefesh. 

El Ruaj se traduce como aliento, porque es a partir de allí que comenzamos a ser responsables de nuestros actos, y ya sabemos que por el verbo creamos. Dentro de nuestros objetivos espirituales está el hacer que este nivel descienda y se imponga sobre el nivel del Nefesh (es como el segundo nivel del vaso de agua que se está llenando).


El tercer nivel es Neshamá; es un nivel de iluminación, y esto se logra individualmente a través de la absoluta corrección del deseo egoísta. El nivel de Neshamá nos convierte en personas que recibimos para dar permanentemente.


El nivel de Jayá, es un nivel de alma colectivo: es el ensamblaje de todas las piezas del “rompecabezas”, es la consciencia mesiánica colectiva.


Y el último nivel, la Yejidá, es el regreso a casa, el retorno a la Luz. 


A. Alma puede denominarse hija del Espíritu y la materia, y es la personificación de la vida del cosmos, o campo Universal, y encarna con el fin de revelar la cualidad de la Naturaleza misma, el AMOR esencial. Esta vida cuando toma forma nutre la cualidad del AMOR que existe dentro de todas las formas, y revela el propósito de toda la creación. Esta es la definición más sencilla. Cuando el hombre se libera del velo y la ilusión llega a conocer la cualidad de la consciencia del Cosmos y el propósito que esta revela de forma triple:

  1. Descubre su propia alma, el producto de la unión del espíritu y materia, la personalidad. Cuando el hombre descubre la personalidad, descubre la cualidad de la propia vida egoica y el propósito para el cual ha aparecido.

  2. Encuentra que esta cualidad se expresa mediante siete aspectos que colorean esotéricamente las formas de todos los reinos de la naturaleza.

  3. Desde el conocimiento de estos siete aspectos o rayos, hace la peregrinación en el sendero de la Iniciación para así vislumbrar la Unidad.

B. En la segunda definición expone que el Alma puede considerarse como el principio inteligente, inteligencia cuyas características son la mente y la percepción mental, que se demuestran como el poder de analizar, discernir, separar, distinguir, elegir o rechazar. Cuando el ser humano se identifica con la apariencia, estos aspectos del principio mental producen en él la separatividad. Luego se identifica con su cuerpo de deseos, sus gustos y disgustos considerándose también uno con sus estados de ánimo, sus sentimientos, y sigue así atormentado en le dualidad.


Así aparece la personalidad del Alma. El ser humano entra en el mundo de las cualidades y de los valores, comienza a descubrir la naturaleza del Alma. Esta identificación de la cualidad con la apariencia se acrecienta constantemente en el sendero de la peregrinación hasta la fusión de ambas y la apariencia ya no oculta la realidad y el alma es el factor Dominante. Entonces la consciencia se identifica consigo misma y con su rayo y no con su apariencia fenoménica.


C. En la tercera definición explica que el Alma es una entidad de luz coloreada por una vibración especial de Rayo, un centro de energía vibratorio. Es una vida entre los 7 grupos de Millones de vidas y debido a su naturaleza, el alma percibe o es consciente en tres direcciones: consciente de Dios, del grupo y de sí misma.


D. Y en la cuarta definición explica que el Alma es el principio sensible que subsiste en toda manifestación externa, compenetra las formas y constituye la consciencia Universal. Cuando el alma sumergida a la sustancia, es simplemente sensibilidad, agrega, mediante su interacción evolutiva, la cualidad y la capacidad de reaccionar a la vibración y al medio ambiente. Así se expresa el Alma en los reinos subhumanos de la naturaleza. Cuando el alma, expresión de sensibilidad y cualidad agrega a éstas la capacidad de percibir al yo en forma desapegada, aparece esa entidad auto identificada que llamamos ser humano. Cuando el Alma agrega a la sensibilidad, a la cualidad y a la autopercepción, la conciencia grupal, tenemos entonces la identificación del grupo de un rayo y aparece el discípulo, el iniciado y el maestro. Cuando el alma agrega a la sensibilidad, a la cualidad, a la autopercepción y a la conciencia grupal, la conciencia del propósito sintético divino denominado el Plan Universal, tenemos entonces su estado de ser y conocimiento que caracteriza en todos los que están en el sendero de Búsqueda de la verdad, incluyendo a esas vidas graduadas desde el discípulo más avanzado hasta el Logos planetario.


Existe sin embargo una sola Alma la cual funciona y actúa a través de diversos vehículos. Tanto el átomo de la sustancia como la molécula o la célula poseen alma, pero en diferente grado que un animal o un ser humano.


A través de la interacción entre el alma y la forma ocurre que la sensibilidad y la cualidad se expresan según el tipo de cuerpo y su grado de evolución y el alma lleva al cuerpo a seguir el sendero ascendente del desarrollo, proporcionando así al alma un cuerpo de experiencia, y al cuerpo una oportunidad de reaccionar al impulso superior del Alma. El alma va dominando así la técnica de hacer contacto. Por lo tanto, el Alma es un aspecto del cuerpo porqué hay un Alma en todos los átomos que componen los cuerpos de todos los reinos de la naturaleza.

El Alma, en relación con el ser humano, es el principio mente, y se expresa de dos maneras de forma organizada en el cuerpo humano desarrollado. Es la mente concreta inferior, o sustancia mental, y la mente superior espiritual o abstracta. Estos dos aspectos del alma, sus dos cualidades básicas permiten que el hombre establezca contacto con los reinos inferiores de la naturaleza y con las realidades superiores espirituales. La palabra Alma se emplea para expresar el súmmum de la naturaleza psíquica, el cuerpo vital, la naturaleza emocional y la materia mental. Todas las formas son diferenciaciones del alma, pero dicha alma es una sola.


“El cuidado del alma no consiste en resolver el enigma de la vida; muy al contrario, es una apreciación de los paradójicos misterios que combinan la luz y la oscuridad en la grandeza de lo que pueden llegar a ser la vida y la cultura humanas”. Thomas Moore.


“El cuidado del alma habla a los anhelos que sentimos y a los síntomas que nos enloquecen, pero no es una senda que nos aleje de la sombra ni de la muerte. Una personalidad llena de alma es complicada, multifacética, y está moldeada a la vez por el dolor y el placer, por el éxito y el fracaso. En la vida vivida en plenitud de alma, no faltan los períodos de oscuridad ni los momentos en los que se hacen tonterías. Desprendernos de la fantasía de la salvación nos libera para abrirnos a la posibilidad del conocimiento y la aceptación de nosotros mismos, que son los verdaderos cimientos del alma”. Thomas Moore.



Tips para cuidar el alma.


Evitar el exceso de alimento

Evitar la pereza mental

Evitar la impulsividad 

Cuidar la mirada

Evitar las malas compañías

Evitar la calumnia y las habladurías

Evitar el daño

Conectarte con Dios.


Varias fuentes consultadas para este articulo.





52 vistas
Yubia Valette - Logo

Reconstructivas   Consteladora   Reconexión  |  Conferencista

+1 (829) 344-1166  WhatsApp

yvalette@yubiavalette.com

Copyright © 2017   |  Yubia Valette©  |  Todos los derechos reservados

Desarrollada por Albania Aybar y Rafael Emilio Genao