• Yubia Valette

ROXANNE. Sobre adicciones sexuales y otras drogas.

Actualizado: feb 2




"Todas las adicciones, le contó, no eran más que formas de tratar un mismo problema. Las drogas, el exceso de comida, el alcohol o el sexo, todo era una simple forma de encontrar la paz. De escapar de lo que conocemos. De nuestra educación. Era nuestro mordisco a la manzana".

-Chuck Palahniuk, "Asfixia" (2001).

"La adicción al sexo o sexo compulsivo (también conocida como ‘donjuanismo’) se refiere a un conjunto de conductas con formato repetido y de carácter compulsivo dirigidas a mantener relaciones sexuales, habitualmente con diferentes parejas, con el fin de satisfacer un intenso y frecuente deseo sexual. Se calcula que un 6% de la población puede sufrir este trastorno.


Pero, ¿te has preguntado alguna vez “cuánta cantidad de sexo” es normal tener al cabo de una semana? No existe ninguna cifra que pueda responder de forma certera a esta interrogante, ya que la frecuencia adecuada de las relaciones sexuales no las marca nadie más que la pareja. Lo que sí está claro es que, cuando el deseo de mantener relaciones sexuales es demasiado frecuente y la búsqueda de satisfacción del mismo ocupa gran parte del día a día, o interfiere de forma significativa trayendo consigo consecuencias negativas, es muy probable que hablemos de adicción al sexo.


Características


Varón joven (en el caso de las mujeres recibe el nombre de ‘ninfomanía’). Problemas de control de impulsos, falta de concentración, etcétera. La satisfacción sólo la obtienen en el momento, sintiéndose posteriormente culpables por haber mantenido la relación. Persistente en su conducta a pesar de las consecuencias negativas. Tienen pensamientos sobre temas sexuales casi de forma constante y de manera intrusiva. No es capaz de controlar su impulso sexual. Promiscuo, su conducta sexual es ocultada mediante engaños, mentiras.


Frecuentemente recurre a la masturbación, encuentros con desconocidos, ciber-sexo, pornografía, prostitución… El tiempo dedicado a la búsqueda de sexo le puede llevar al aislamiento, además de traerle problemas económicos y familiares. Baja autoestima. Presenta malestar similar al síndrome de abstinencia cuando no consigue mantener relaciones sexuales.

Las adicciones sirven a las personas para evadirse de una situación o ambiente conflictivo que no saben afrontar, por no tener las herramientas o capacidades necesarias. Del mismo modo, podemos considerar que existen también adicciones o dependencias emocionales, mediante las cuales una persona se hace dependiente de alguien externo, que sirve –al igual que el resto de adicciones– de paliativo para su propio malestar, resolviendo esta tercera persona aquello que el individuo no sabe solucionar por sí mismo.


Los comportamientos adictivos sirven de evasión frente al ambiente en el que estamos viviendo.


Cuando nos desconectamos de nuestro entorno, por no saber gestionarlo emocionalmente, surgen las adicciones como una nueva forma de conexión, en este caso con una sustancia o comportamiento determinado con el que establecemos una relación de dependencia.

John Grant, psiquiatra y director de la Clínica de Trastornos Adictivos, Compulsivos e Impulsivos de la Universidad de Chicago afirma que: “Cualquier realidad que reporte una recompensa excesiva, cualquier elemento de efectos euforizantes o calmantes, puede crear adicción. Que llegue o no a crearla depende de la vulnerabilidad de la persona, influida por la genética, la ansiedad y la depresión, entre otros factores. No todos desarrollamos adicciones”.


Por ello, es importante el estudio de la historia familiar y la herencia genética para comprender qué predispone a una persona a tener una personalidad adictiva. Además, será de enorme utilidad conocer el contexto donde se ha desarrollado la adicción para comprender cómo superar esta dependencia emocional.


Cuando somos capaces de interpretar y reaccionar de una forma más adaptativa frente a nuestro entorno, las adicciones dejan de tener sentido. Mediante este cambio de percepción, y el desarrollo de aquellas habilidades que permiten al individuo desenvolverse con una mayor madurez emocional, modifica su forma de percibir su realidad; y puede elegir, esta vez sin condicionamientos, una forma más saludable de relacionarse con sí mismo y con el mundo".

Recomiendo ver la película muy artística del director Lars Von Thier "Nymphomaniac", unas 5 horas para entender y entrar en el plano de un adicto al sexo.

www.yubiavalette.com

*Varias fuentes tomadas para este articulo.




Yubia Valette - Logo

Reconstructivas   Consteladora   Reconexión  |  Conferencista

+1 (829) 344-1166  WhatsApp

yvalette@yubiavalette.com

Copyright © 2017   |  Yubia Valette©  |  Todos los derechos reservados

Desarrollada por Albania Aybar y Rafael Emilio Genao