RENDIRSE. Sobre bajar la cabeza ante una fuerza mayor.

Actualizado: feb 2



“Lo esencial es invisible a los ojos” es una frase autoría del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry. Significa que el verdadero valor de las cosas no siempre es evidente.

La palabra rendirse en su etimología:

Esta palabra en su etimología procede del latín «redore» devolver o entregar, forma influido por «prendĕre» tomar y «vendĕre» que quiere decir vender.

En consulta me encanta rendirme o entregar el control a una fuerza mayor porque allí su alma tiene permiso y tiempo para mostrarse, para iluminar lo que es esencial para ella. También se podría decir que hacemos sitio al alma para que se revele.

Al sentarme tranquila al lado de mi consultante, quizás mirándole a los ojos un rato y luego pidiéndole que cierre los ojos, el mismo se recoge. Deja ir sus intenciones, también sus ideas de lo que aquí se necesitaría, y se conecta interiormente con algo mayor al que no da ningún nombre. Lo que me ayudaba en mi proceso interior es una respiración muy especial donde tomo aire suficiente con la boca simulando que estoy entrando dentro de un gran océano lo que el Gurú Dev Singh llama “la profunda relajación en el nombre divino” y que yo llamo “absorción en el nombre divino”. Es una descripción extraña, porque no nombra nada. Al decir nombre, no nombro nada. El utiliza también otra frase: “rendirse a la verdad esencial”, “abandonarse a la verdad esencial”. Cuando uno se abre a ello, uno llega a un profundo recogimiento y profunda calma.

Fluyo haciéndome permeable como una membrana o lista como una antena. Dejo que algo que viene de más allá fluya a través de mí sin dejar ninguna huella, de modo que me transformo en un intermediario entre una fuerza sanadora mayor y el cliente, sin yo hacer nada. Esto también tiene el efecto de centrar al cliente. El también entra en contacto con ese algo mayor, y eso puede trabajar dentro de él. Es importante dejarle todo el tiempo necesario para el proceso. No es como si uno le dijera algo, o iniciara algo con lo que podría actuar más tarde.

Aquí el proceso completo de sanación se realiza inmediatamente. A menudo el cliente se queda inmóvil, apenas se mueve, pero se puede ver que está profundamente centrado. El grupo entero también permanece profundamente recogido aun cuando el proceso requiere mucho tiempo. Las fuerzas presentes aquí no solo afectan al cliente sino al grupo entero cuando el trabajo es grupal o en un taller.

Es claro cuando el movimiento interior llega a un fin. Entonces se para sin hablar sobre él. Lo que es esencial debe permanecer oculto.

Y así con esa fuerza y esa rendición me pongo al servicio de la vida y su fluir entendiendo que no tengo el control de nada y haciéndoselo saber también al consultante y también invitándolo a fluir en esa energía.

Metafora:

“El principito, que se encuentra explorando la Tierra, se topa con un zorro. Empiezan a conversar y entrar en confianza. Entonces el zorro pide al principito que lo domestique, y le explica que ser domesticado significa que él será único para él, que serán amigos y se necesitarán y que, al momento de despedirse, se entristecerán y luego se echarán de menos.

Ambos, el zorro y el principito, trabarán amistad. El zorro dará al principito lecciones sobre la vida y el amor.

El principito le contará sobre su rosa, a la cual ha dejado en su planeta para hacer su viaje por el universo, le referirá que la ha cuidado y regado, y que ahora la extraña.

El zorro, entonces, invitará al principito a ver una multitud de rosas que hay un jardín. El principito se da cuenta de que ninguna de ellas podría reemplazar a su rosa, aunque todas ellas sean idénticas a ella. Entiende el principito que su rosa es única porque la ha domesticado, y lo

que la ha hecho importante para él ha sido todo el tiempo que ha pasado con ella.

El zorro, entonces, se da cuenta de que el principito está listo para oír su secreto, una enseñanza muy importante que hará al principito comprender lo que le ha pasado. Le dice el zorro: “Solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos”.

www.yubiavalette.com

*Varias fuentes tomadas para este articulo.


160 vistas
Yubia Valette - Logo

Reconstructivas   Consteladora   Reconexión  |  Conferencista

+1 (829) 344-1166  WhatsApp

yvalette@yubiavalette.com

Copyright © 2017   |  Yubia Valette©  |  Todos los derechos reservados

Desarrollada por Albania Aybar y Rafael Emilio Genao