Empatía. Sobre ti sobre mi o sobre estar al servicio de la vida.



Una de las características más hermosas que puedo observar en un doctor, terapeuta, o cualquier persona que decida trabajar en servicio a los demás es la palabra en acción llamada "Empatía”.

De donde viene la palabra empatía?

"La empatía (del griego ἐμπαθής, «emocionado») es la capacidad de percibir, compartir y comprender (en un contexto común) lo que otro ser puede sentir, preocupándose por experiencias ajenas. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva cuando es consciente de que otros pueden ver y pensar de manera diferente.

Aristóteles afirmaba que el ser humano era un animal político (ζῷον πoλιτικόν),​ es decir, que es una criatura social: vive en manadas llamadas familias, clanes, grupos, aldeas, pueblos, ciudades o naciones y siente necesidad de juntarse con otros semejantes para poder realizarse como tal. En ese proceso se generan unas normas de convivencia en principio no escritas en que generalmente el individuo se preocupa por los otros y más allá de los otros por la colectividad. Los occidentales lo denominan urbanidad y los japoneses, un poco más ampliamente, según un término de la cortesía japonesa u omotenashi, kikubari (気配り): saber anticiparse a las necesidades o peticiones de los demás poniéndose en su lugar para que sean felices."

Cuantas veces en consulta o en la cotidianidad observamos la falta de empatía, como puedo estar al servicio de la vida sino estoy en sintonía con el otro y a la vez con algo más grande.

Dejar de mirar a los ojos a los demás se ha convertido en lo habitual y desde los ojos del alma de un ser humano emana todo el amor que es necesario ver en el otro que al final soy yo.

La vida es un movimiento hacia el amor. Un movimiento desde el amor arcaico de la pertenencia estrecha al Amor de la pertenencia a todo. Un movimiento desde las intrincaciones en los desórdenes del pasado a una nueva realidad surgida por nuestra entrega a la vida como es.

Descubrimos que la clave de la sanación está en reconocernos simplemente como hijos de nuestros padres: soy hijo o soy hija, soy vida, y nuestra decisión consciente ELIJO LA VIDA, ELIJO ESTAR EN LA VIDA, sea cual sea el peso anterior.

Mi recomendación en mis sesiones de giros es ir hacer trabajo de voluntariado social, empezar a ver a las personas a los ojos, y empezar a vernos nosotros mismos a los ojos cuanta verdad a través de ellos. Ejercer un tipo de trabajo para estar al servicio de la vida más allá de muchos libros y muchos estudios es convertirte en canal para que a través de ti fluya el amor.

Solo por citas.

www.yubiavalette.com


91 vistas
Yubia Valette - Logo

Reconstructivas   Consteladora   Reconexión  |  Conferencista

+1 (829) 344-1166  WhatsApp

yvalette@yubiavalette.com

Copyright © 2017   |  Yubia Valette©  |  Todos los derechos reservados

Desarrollada por Albania Aybar y Rafael Emilio Genao